jueves, 19 de julio de 2012

Y UN DÍA EL CAPITÁN TAIBO FUE MI VOZ

El pasado 13 de julio se entregaron en el sótano del Don Manuel, los premios de la Semana Negra de Gijón. Los ganadores fueron: Las niñas perdidas, de Cristina Fallarás (Hammett, novela negra); Un maestro, de Guillermo Saccomano y La frontera del narco, Sanjuana Martínez (Walsh, no ficción); Diástole, de Emilio Bueso (Célsius, ciencia ficción), El día de mañana, de Ignacio Martínez de Pisón (Espartaco, novela hitórica) y mi Que de lejos parecen moscas (Silveriro Cañada, primera novela negra).
Abajo pueden ver el video del momento de entrega de los premios y cuando el que el Jefe de Jefes, Paco Ignacio Taibo II, lee la nota que mandé.

video


"Hoy, mientras escribo esto, es 7 de julio. Estoy en mi casa, pegado a la estufa, tomando mate para combatir el frío porteño y empezando a escribir una novela que me debo desde hace 5 o 6 años y que trascurrirá, si se deja escribir, en México, entre mayo y agosto de 1940.
Hago un alto para espiar las novedades: el Tren Negro acaba de llegar a Gijón. Los imagino rumbo a Don Manuel, cargados, cansados y pensando: esto recién empieza. Sonreirán. Cada uno tendrá su ejemplar del A Quemarropa. Yo busco el digital y leo. Hay una nota de Marcelo Luján que dice: “conozco a un autor argentino que se tatuó el logo de la Semana Negra en una de las partes más visibles de su cuerpo. Ese autor sólo estuvo en la pasada edición”.
Sonrío yo también. Estoy ahí, camaradas, pienso, con ustedes. Los llevo acá, en la piel, conmigo.
Me pregunto qué estaré haciendo el viernes 13 de julio a las 11 de la mañana cuando se entreguen los premios de este año. Hago cuentas: en Buenos Aires van a ser las cinco de la mañana. ¿Podré dormir? No creo, casi seguro estaré pegado a la pantalla, esperando noticias. Por mí y también por los amigos que están en otras categorías. Por la injustamente detenida Sanjuana.
Si Elena (que me sugirió que lo escribiera) le dio esto a Paco y Paco lo está leyendo es porque "Que de lejos parecen moscas" se quedó con el Silverio Cañada de este año.
Y yo debo estar en mi casa, saltando a lo loco, despertando a todo el mundo, contento como un nene.
Mañana -el mañana de Paco que lee, de ustedes que escuchan, a mí que escribo me faltan ocho días- cumplo cuarenta años. ¡Y si están leyendo esto es que me llevo un Rufo de regalo, carajo!
Será, entonces, la tercera vez en tres años que la Semana Negra me premie. No sé que decir: gracias. Muchas gracias por hacerme parte de esta fiesta de la literatura y el pensamiento crítico.
Un abrazo grande para todos, en especial para los colegas Jordi, Iris y Claudio.
Nada más, amigos.
Nos vemos en la 26.
Porque esto es la Semana Negra. Y sigue, claro que sigue.
Salud!"

2 comentarios:

  1. Leí hace un par de años tu novela, “Operación Bukowski “; fascinante. Prosa de grandes enteros para paladares hipnóticos. Gracias y saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Jotacé. Ojalá puedas leer Que de lejos... también. Abrazo. KF

    ResponderEliminar